Conclusiones del evento: LA CREACIÓN DE TÍTULOS VALORES EN SEDE NOTARIAL.

Conclusiones del evento:  LA CREACIÓN DE TÍTULOS VALORES EN SEDE NOTARIAL.

 

 En el Aula Magna del Colegio de

Escribanos

de la Ciudad de Buenos Aires,

el 13 de diciembre a las 18 horas,

disertó el Doctor Rubén Morcedian,

especialista en derecho comercial,

empresarial y registral.

 

El Dr. Morcecian, es Abogado especialista en Derecho Comercial. Docente en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP, Facultad de Ciencias Económicas de la UNLZ, Instituto Universitario de Derechos Humanos, conferencista, autor de numerosas publicaciones, expositor sobre Títulos Valores en audiencia pública ante Poder Legislativo

El tema abordado fue "LA CREACIÓN DE TÍTULOS VALORES EN SEDE NOTARIAL", de la mano de las nuevas tecnologías, incumbencias notariales y de la seguridad jurídica que brinda la función del escribano. De manera clara, concisa y amena el Dr. MORCECIAN precisó el panorama de la emisión y registración de títulos valores en sede notarial.

Asistieron al evento notarios, abogados, un especialista en Nuevas Tecnologías y en el diseño y elaboración de Estrategias Digitales Integrales, contando además con la presencia de Alberto Tarsia, Partner Team Leader de WM de PUENTE.

El expositor explicó las ventajas que la emisión de títulos valores en sede notarial trae aparejado en el ahorro y la inversión directa en los pequeños y medianos emprendimientos y desarrollos, haciendo especial hincapie en el impacto positivo en las economías regionales, ya que significan el acercamiento del pequeño y mediano ahorrista a la inversión en la economía real de su propia región, con menos trabas burocráticas y requisitos financieros, destacando que la presencia del escribano en todo el país facilita la titulación de deuda de los productores regionales, y la registración de las transacciones de esos instrumentos crediticios, favoreciendo así el acceso de los productores a los instrumentos que facilitan la inversión directa, garantizando también -por la intervención del notario en el proceso de emisión y registración- la seguridad jurídica que los títulos valores requieren. Los títulos pueden ser representativos de metros cuadrados, cría y engorde de ganado, de cosechas cerealeras, viñedos, negocios inmobiliarios, producciones en general.

Comenzó su análisis con el art. 1820 del Código Civil y Comercial de la Nación que establece que cualquier persona goza de libertad de creación y emisión de títulos valores en los tipos y condiciones que elija.

Aclaró que esta facultad comprende la denominación del tipo o clase de título, su forma de circulación con arreglo a las leyes generales, sus garantías, rescates, plazos, su calidad de convertible o no en otra clase de título, derechos de los terceros titulares y demás regulaciones que hacen a la configuración de los derechos de las partes interesadas, que deben expresarse con claridad y no prestarse a confusión con el tipo, denominación y condiciones de los títulos valores especialmente previstos en la legislación vigente.

Y subrayó la autonomía de los títulos valores, siendo su campo de aplicación muy basto, ya que permite que el interesado en obtener finciamiento para el desarrollo , emita títulos representativos de su producto.

Citó como antecedentes de títulos valores atípicos en nuestro país a los “Certificados de Añejamiento” y los “Certificados de Tipificación de Vinos” por ejemplo, estos últimos representaban litros de vino según su tipo. Fue la forma de financiamiento de bodegas que creó la Bolsa de Comercio de San Juan, para que los bodegueros pudieran financiarse y de ese modo pudieran mantener la calidad del vino.

También mencionó a los títulos de deuda de “AegTelefunken”.

Fijó que la intervención notarial en la emisión y registración además de aportar seguridad jurídica, genera la confianza necesaria para el desarrollo de inversiones y la generación de empleo genuino. Y que esta confianza asociada a las nuevas tecnologías que agilizan las transacciones, posibilitan el acceso directo al crédito tanto de pequeños como de grandes inversores diseminados a lo largo y lo ancho del país. Que también fomentan el hábito del ahorro genuino con la compra directa de pequeñas cuotas en desarrollos inmobiliarios u otros procesos productivos, porque resguardan el valor de la inversión que con enorme sacrificio realizan los pequeños ahorristas, y favorecen el acceso a la vivienda de los sectores menos favorecidos. De esta manera los escribanos del país participan, acompañan y contribuyen al acercamiento del ahorro y la inversión.